Tamaño original Tamaño original Co|Prom|Beauty Week|1|728x90
*Publicidad valida únicamente para Colombia.



ACCIÓN 13 Noticias al Minuto...

Servicio Independiente de Noticias para Colombia y el mundo
Desde 1996, Defendiendo la libertad de expresión




Resumen de Noticias

Mientras las autoridades informan que serán imputados secuestradores de la niña Daniela Mora
Seis meses de tristeza sin Paula Nicole Palacios Narváez, la niña desaparecida en Buesaco
Tampoco se conoce de la suerte de otras dos niñas colombianas

“La justicia es como las serpientes, sólo muerde a los descalzos”.

Eduardo Galeano, 1940 - 2015), periodista y escritor uruguayo, ganador del premio Stig Dagerman, considerado como uno de los más destacados autores de la literatura latinoamericana.


Bogotá D.C., Junio 21 de 2015. Sala de Redacción de ACCIÓN 13 Noticias. Han trascurrido seis meses desde cuando la pequeña Paula Nicole Palacios Narváez, salió de su casa en el municipio colombiano de Buesaco, en el departamento colombiano de Nariño, y desde entonces, pese a los desesperados esfuerzos de su humilde familia, de sus vecinos y de las autoridades locales, no se tiene datos sobre su paradero. La historia de Paula Nicole, se repite en las familias de otras dos niñas colombianas que en medio de la angustia esperan encontrarlas, sin embargo sus casos dejan el sabor amargo de la desatención estatal.

Después-de-seis-meses-de-su-desaparición,-no-hay-rastros-de-Paula-Nicole-Palacios-Narváez

Después de seis meses de su desaparición, no hay rastros de Paula Nicole Palacios Narváez.

Desde febrero de éste año, la Interpol emitió una circular amarilla (de ubicación) por el caso de la desaparición de la pequeña Paula Nicole Palacios Narváez, lo que permite buscarla en cualquier lugar del mundo, al tiempo que la Policía ofreció una recompensa de 50 millones para quien entregue información que permita ubicar a la niña, la cual fue luego aumentada a 200 millones de pesos. Se nos ha informado que en las Redes Sociales de Chile, está circulando la fotografía de la niña y que allí existe interés y preocupación por su caso.

Pese a todo esto y aunque una persona fue capturada, se estableció que se trataba de un oportunista que aprovechó la trágica situación para extorsionar a la familia de la menor, pero en la actualidad no existen pistas claras que permitan establecer lo que le ocurrió o dar con su paradero.

El comandante de la Policía Metropolitana, coronel Javier Pérez Watts, ha sido enfático en señalar que los investigadores continúan realizando pesquisas en el municipio de Buesaco, y sus alrededores para tratar de encontrar indicios que permitan ubicar a la niña.

Pero pese a estos esfuerzos, la niña continua sin aparecer y su familia, aparte de su pobreza económica, debe afrontar el dolor de su desaparición y la incertidumbre sobre si está viva o muerta.



El secuestro de la niña Daniela Mora Prieto, hija de un alto funcionario gubernamental despertó el rechazo de la sociedad colombiana, su posterior liberación causó alegría pero genera el amargo sabor de que en Colombia la distinción de clases sociales impera incluso en las tragedias. Foto captura de Internet.

En un país aquejado de una violencia endémica como Colombia, los niños, niñas y adolescentes terminan de una u otra forma atrapados en medio del fuego cruzado, víctimas de un odio ancestral que adopta sombrías y siniestras formas pese a que la sociedad trata de poner sus esperanzas en el proceso de paz de la Habana, sitiado por los mismos rencores que tanta sangre ha derramado.

Por eso, el secuestro de la niña Daniela Mora Prieto, de 11 años, hija de Diego Fernando Mora Arango, Director de la Unidad Nacional de Protección, la entidad colombiana que maneja los esquemas de seguridad de más de diez mil personas amenazadas o en riesgo, despertó un profundo rechazo en la sociedad civil.

No solo se trataba de una atroz forma de patentizar esa violencia, bien fuere por parte de los enemigos del proceso de paz, las fuerzas extremistas de la ultraderecha que no escatiman esfuerzos por tratar de torpedearlo, y que podrían haber escogido en forma inhumana y desalmada a la pequeña hija de un alto funcionario de la administración del presidente Juan Manuel Santos Calderón para lanzar otra saeta envenenada contra los diálogos de paz con la guerrilla izquierdista de las FARC, o también podía tratarse de un acto demencial y suicida del mismo grupo guerrillero para hacerse notar tras el recrudecimiento de las hostilidades.

Al final, parece ser que el secuestro de Daniela Mora Prieto, ocurrido el pasado jueves 04 de junio, no tiene tintes políticos sino meramente económicos, pero que hubiese alcanzado en lo más íntimo a Diego Fernando Mora Arango, el funcionario encargado de la protección de las víctimas del conflicto, dejó mucho sobre que reflexionar en medio del contexto que vive Colombia.

Afortunadamente, la niña fue dejada en libertad por sus captores el sábado 6 de junio, 48 horas después de ser secuestrada por hombres armados que la aguardaban a la salida de sus clases de refuerzo escolar en la ciudad de Cúcuta, capital del departamento colombiano de Norte de Santander.

Los criminales habrían optado por liberar a la menor en la vía que va de El Zulia a Cornejo, ante el fuerte cerco policial que se desató en la región, y que incluyó el cierre de vías y férreos controles en la frontera con Venezuela para impedir que la niña fuera movilizada. Además del interés de los altos mandos del ejército y la policía, y las órdenes directas impartidas por el propio presidente Juan Manuel Santos Calderón, el amplio cubrimiento mediático, la condena por Redes Sociales y el ofrecimiento de una recompensa de 300 millones de pesos, fueron decisivos para la liberación de la niña, sana y salva.



Quince días después del secuestro de la hija del Director de la Unidad Nacional de Protección, el empresario Diego Fernando Mora Arango, los hermanos José Wilmer Peñaranda Peñaranda, de 39 años; Diego Armando, de 29 y Óscar Eduardo, de 33, fueron capturados como presuntos responsables del abominable crimen. Foto Policía Nacional de Colombia.

Un operativo conjunto entre la Fiscalía y el Gaula de la Policía, permitió que el pasado viernes 19 de junio, fueran arrestados en la ciudad de Cúcuta y en la finca Los Avestruces, ubicada en la vereda El Palmar (Villa del Rosario), tres hermanos identificados como José Wilmer Peñaranda Peñaranda, de 39 años; Diego Armando, de 29 y Óscar Eduardo, de 33, y quienes están “gravemente indiciados de ser los posibles responsables del secuestro” de la niña Daniela Mora Prieto, según explicó a los medios el propio fiscal general de la Nación, Eduardo Montealegre.

La captura de los tres hermanos se logró gracias a una serie de investigaciones muy sofisticadas adelantadas por tres fiscales especializados y personal del grupo elite de lucha contra el secuestro Gaula de la Policía, que incluyó escuchas telefónicas así como información aportada por la ciudadanía. La policía está analizando si se entregará parte de los 300 millones de pesos de la recompensa a los informantes.

Tanto la fiscalía como la policía, están de acuerdo en que los hermanos Peñaranda, son parte de una red de delincuencia organizada sin nexos aparentes con los grupos guerrilleros, tratándose simplemente de un secuestro extorsivo con fines económicos.

Sin embargo, Diego Fernando Mora Arango, el padre de la menor, un empresario y dirigente deportivo que ocupó importantes cargos en Comoriente S.A., empresa privada dedicada a la comercialización de licores, y que fue nombrado en la dirección de la Unidad Nacional de Protección, entidad dependiente del Ministerio del Interior, tras haber desempeñado el papel de Jefe de la Campaña de Juan Manuel Santos Calderón, en Cúcuta, no se muestra totalmente de acuerdo con las conclusiones de las autoridades sobre la motivación tras el secuestro de su hija.

El alto funcionario señaló a los medios que nunca recibió llamadas extorsivas por parte de los captores, y encaminó sus sospechas hacia una persona cercana a su núcleo familiar que habría estado involucrada en el plagio de la niña. Las investigaciones continúan para tratar de establecer si aparte de los tres hombres capturados, en cuyo poder se encontraron 17 millones de pesos en efectivo, hay más personas involucradas en el secuestro.

Por lo pronto, los tres hermanos Peñaranda Peñaranda, deberán responder ante un juez de control de garantías de la ciudad de Cúcuta, por los delitos de secuestro extorsivo agravado y porte ilegal de armas y podrían afrontar una pena entre 26 y 42 años de prisión de ser encontrados responsables.



Paula Nicole Palacios Narváez, de cinco años, desaparecida desde el 28 de diciembre de 2014 en el corregimiento de San Antonio de Padua, zona rural del municipio colombiano de Buesaco, en el sureño departamento de Nariño. La niña vestía un ‘camibuso’ de color morado con mangas blancas, pantalón corto de color rosado y chanclas blancas.

Sin embargo, pese a la obvia alegría y simpatía que despierta la liberación de la niña Daniela Mora Prieto, y la captura de quienes podrían ser tres de sus plagiarios, muchos se preguntan si los importantes esfuerzos empleados para atender el caso de un alto funcionario y partidario del presidente de la República, Juan Manuel Santos Calderón, son los mismos para resolver otros más como el de la niña Paula Nicole Palacios Narváez, hija de una familia campesina de escasos recursos de un lugar semi olvidado de la geografía colombiana.

Los otros casos no resueltos de niñas desaparecidas en Colombia



Karen Dayana Lambraño Muleth, de 7 años y residente en Mompox, en el departamento de Bolívar, desapareció el 23 de diciembre de 2014, en hechos por los que se sindica a su madre y a una tía de la menor. Se pide que quien tenga información sobre el paradero de la niña se comunique a los teléfonos: 3122347534, de la Sijín de la Policía.

En un nuevo giro en el caso y que causó sorpresa y repudio, el Gaula de la policía logró determinar que la madre de la niña Karen Dayana Lambraño Muleth, una mujer identificada como Sandra Muleth, habría participado en la desaparición de su propia hija, con la complicidad de Glen Carías Mendoza, tía de la menor. La captura de las dos mujeres se produjo el 12 de marzo.

La desaparición de Karen Dayana Lambraño Muleth, de 7 años se produjo el pasado 23 de diciembre de 2014, al filo de las 8:30 de la mañana, cuando, según contó inicialmente su madre Sandra Muleth, la mandó a una tienda del barrio La Granja, de Mompox, a hacer una recarga de mil pesos a su celular junto a su hermano menor.

Según cuentan los vecinos, Karen Dayana, es una niña muy despierta que habla y se comporta como una adulta, por lo que no era extraño verla caminar sola por las calles destapadas del barrio, sin embargo “El niño regresó, pero ella no. Al otro día, el 24, la mamá me fue a informar que ella no había llegado, ni en el día ni en la noche”, contó el padre de la menor, Edilberto Lambraño, un humilde vendedor de café.

Se desencadenó una búsqueda por el barrio en el que participaron vecinos y familiares de la niña, quienes distribuyeron carteles con su foto, las autoridades se harían parte de la búsqueda y la noticia saltaría al plano nacional. Sin embargo la niña seguía sin aparecer.

Sandra Muleth, quien aparecía compungida y abatida, señaló que creía que a su hija la había secuestrado un hombre en moto que la habría llamado y se la había llevado y que el hombre sería un “indio”, es decir un indígena. Sin embargo esa versión no tuvo mucho crédito entre la policía.

Pero el 12 de marzo, casi tres meses después de la desaparición de la niña, el caso dio un vuelco inesperado cuando el Gaula de la policía capturó en el barrio Primero de Julio de Mompox por orden del Juzgado Sexto de Cartagena, a la madre y la tía. La determinación fue adoptada tras el análisis de un video en el cual se observa a la niña Karen Dayana, caminando con su tía, Glen Carías Mendoza, en una fecha posterior a su desaparición, informaría luego la policía.

Además de este indicio, al registrar la casa de la tía las autoridades encontraron varias prendas de vestir de Karen Dayana, entre ellas una que llevaba puesta el día de su desaparición.

Horas después de su captura, las dos mujeres fueron trasladadas por las autoridades en un avión de la policía hacia la ciudad de Cartagena, donde fueron puestas a órdenes de la justicia con la esperanza que se quebraran ante el juez y contaran donde estaba su hija y sobrina. Pero esto no ocurrió y aún no se tienen datos sobre cuál habría sido su destino.

El juez de Control de Garantías de Cartagena, ordenó la detención de las mujeres por el delito de desaparición forzada agravada pero las acusadas no aceptaron los cargos. La madre fue enviada a un centro carcelario y la tía, a causa de presentar siete meses de embarazo, fue beneficiada con la medida de casa por cárcel. De ser encontradas responsables del crimen, ambas mujeres podrían purgar hasta 20 años de prisión.

Según la Fiscalía, Sandra Muleth, y Glen Carías Mendoza, habrían vendido a la niña Karen Dayana Lambraño Muleth, a un ganadero de la zona a cambio de 10 millones de pesos y luego la reportaron como desaparecida. Otra versión que circula en la zona es que la madre y la tía habían vendido a la niña a un indígena yerbatero, pero las autoridades no confían en esa teoría.

Al conocer la noticia del encarcelamiento de su ex pareja sentimental y madre de su pequeña hija, Edilberto Lambraño, el padre de Karen Dayana, reflexionó que la conducta de Sandra, sí le había parecido sospechosa por cuanto “no se le veía desespero para buscar a mi niña”, dijo.



Lisin Yajani Abadía Torres, de ocho años de edad, desapareció el 9 de octubre de 2014 en el barrio San Luis, de la localidad colombiana de Buenaventura, en el departamento de Valle del Cauca. La Policía y la Alcaldía de Buenaventura ofrecen una recompensa de hasta $20.000.000. Las autoridades garantizan absoluta reserva y piden que quien sepa algo de la niña se comunique con el teléfono celular 3148746203 del Grupo Gaula de la Policía Nacional de Buenaventura. (Foto captura de Internet)

El tercer caso de una niña desaparecida en Colombia, tuvo lugar el pasado 9 de octubre de 2014 en el barrio San Luis de Buenaventura, cuando la niña Lisin Yajani Abadía Torres, de ocho años de edad, salió de su casa con su hermano de 10 años, y no regresó.

Al parecer, en el parque los dos menores fueron abordados por un hombre quien les habría ofrecido dinero a cambio de repartir volantes en el barrio Juan XXIII, tarea que los dos hermanos cumplieron.

Según la información con la que cuentan las autoridades, Lisin Yajani, regresó al parque alrededor del mediodía y se reunió con el hombre. Ambos habrían abordado un vehículo tipo microbús que cubría la ruta hacia el sector continental del Puerto de Buenaventura, después de lo cual no se tendría ninguna otra noticia de la niña.

El caso correspondió a un fiscal especializado de Buenaventura (departamento de Valle del Cauca), quien coordina con la Policía Judicial Sijín, las tareas de búsqueda de la niña.

Al igual que en los casos de las niñas Paula Nicole Palacios Narváez, y Karen Dayana Lambraño Muleth, la familia de la pequeña Lisin Yajani Abadía Torres, es de escasos recursos, algo que parece tornar aún más dramáticas sus desapariciones debido a las condiciones de exclusión e injusticia social que les afecta.

En un país donde congresistas, hijos de magistrados y otros miembros de acaudaladas familias, suelen enfrentarse a la policía, insultándolos y tratando de hacer valer su riqueza económica y “abolengo”, para evadir controles de alcoholemia gritándoles un popular “usted no sabe quién soy yo”, patología social que demuestra la cultura heredada de la época colonial según la cual dinero, y apellidos sirven para torcer la justicia a favor de los más poderosos quienes están acostumbrados a ver a los menos favorecidos por encima del hombro; el ser pobres constituye no solo una debilidad sino un crimen, que hace que casos como la desaparición de las niñas de Buesaco, Mompox y Buenaventura, no se solucionen en 48 horas.

Continuamos sin embargo esperando que el desenlace para estas tres tristes historias logre tener un final más feliz.

Con información de: http://www.eltiempo.com/, http://hsbnoticias.com/, http://www.eluniversal.com.co/, http://www.elheraldo.co/, http://www.laopinion.com.co/, http://www.elpais.com.co/, http://www.lanacion.com.co/, http://www.noticiasrcn.com/, http://www.radiosantafe.com/, http://www.elpais.com.co/, http://www.rcnradio.com/, http://www.semana.com/.

Enlaces y temas relacionados con el Meta Tag “Caso Paula Nicole Palacios Narváez”, sugeridos por el editor:

Habrían vendido a Paula Nicole Palacios Narváez, a una red de tráfico de órganos

Caso Paula Nicole Palacios Narváez: Nuevas capturas podrían aclarar el misterio de su desaparición

Por 5 millones vendieron a la pequeña Paula Nicole Palacios Narváez.

Caso de Paula Nicole Palacios Narváez la niña que desapareció sin rastros

Encuentran a Lisin Yajani Abadía Torres, desaparecida hace once meses

El abominable secuestro de Daniela Mora: Nuevamente los niños en la mira de los criminales

Asesinada niña colombiana Amanda Julieth Narváez Obando, desaparecida durante 15 meses

Amanda Yulieth Narvaez Obando cinco meses secuestrada en medio de la desatención

Habría caído cabecilla de banda delincuencial. Policía afirma que serían los secuestradores de niña Nohora Valentina

Niña Nohora Valentina habría sido liberada

Continúa desaparecida Nohora Valentina Muñoz Gutiérrez

ar|Prom|navidad|1|300x300 ar|f|top-fashion|1|300x300|d|cy
*Publicidad valida solo en la República Argentina.



Si desea consultar algún artículo o tema publicado con anterioridad en ACCIÓN 13 Noticias puede buscarlo directamente con la tecnología de Google:

Loading






Si usted encuentra un error en este artículo o cualquier otro contenido publicado, por favor háganoslo saber al correo accion13ong@gmail.com, igualmente, si usted vive en una ciudad donde se está desarrollando la noticia, por favor envíenos sus comentarios al respecto. Usted también es un reportero y puede escribir la historia.



Licencia Creative Commons
Esta obra de ACCIÓN 13 Noticias está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.
Basada en una obra de ACCIÓN 13 Noticias.
Permisos que vayan más allá de lo cubierto por esta licencia pueden encontrarse haciendo click en este link.


Aviso Legal: Todas las fotos contenidas en este sitio pertenecen a sus autores, excepto cuando se indique lo contrario. Se utilizan con el único propósito de ser una ayuda visual para transmitir o reforzar el contenido de la nota al lector y con fines informativos o culturales. Ninguna de las imágenes están destinadas a fines comerciales o de lucro, y las que resultaren propiedad de ACCIÓN 13 Noticias, se publican bajo la figura de Creative Commons, pudiendo ser distribuidas en forma totalmente gratuita y libre pero indicando su fuente. Si tiene alguna objeción o reclamo por la publicación de una imagen, por favor avísenos a accion13ong@gmail.com y esta será eliminada. Los editoriales y blogs publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores y no reflejan necesariamente la forma de pensar de ACCIÓN 13 Noticias o de la Fundación ACCIÓN 13. La publicidad contenida en este sitio sirve para financiar la misma página por cuanto ACCIÓN 13 Noticias, es propiedad de la Fundación para el Desarrollo Comunitario ACCIÓN 13, una entidad Sin Ánimo de Lucro, y en cumplimiento de la Constitución y las leyes de Colombia, así como de sus propios estatutos, no puede repartir “ganancias” o “excedentes” si los hubiere dado que estos deben ser reinvertidos en la propia Institución. Pagamos impuestos en la República de Colombia, lo cual incluye IVA, Impuesto de industria y comercio ICA, y Retención en la Fuente.


Palabras clave: новости, News, Noticias











Para regresar haga click en este link:


FUNDACIÓN PARA EL DESARROLLO COMUNITARIO
ACCIÓN 13


NIT.830.048.747-1, Registro Cámara de Comercio de Bogotá S0008542. Dirección: Carrera 27 A # 53 - 06 Oficina 403, Edificio Orbicentro No. 1, barrio Galerías, Localidad 13 de Teusaquillo. Teléfonos: 57 + 1+ 7495316 – 57+ 1 + 5405643, Código Postal: 111311 - Bogotá D.C., Colombia, Sur América.
E-Mail. accion13ong@gmail.com


ThanksToon ACCIÓN 13