Tamaño original Tamaño original Todos somos México. México representa la dignidad latinoamericana, apoyémoslo Co|Prom|Temporada Escolar |1|728x90
*Publicidad valida solo para Colombia



ACCIÓN 13 Noticias al Minuto...

Servicio Independiente de Noticias para Colombia y el mundo
Desde 1996, Defendiendo la libertad de expresión




Resumen de Noticias

¿Así castigan en Colombia a los asesinos de mujeres y niños?
Indignación por fuga de alias El Desalmado, el asesino de cuatro niños en Florencia, Caquetá
Se trata de Cristofer Chávez Cuéllar, y se encontraba en una cárcel de mediana seguridad y fue recapturado horas más tarde

Así las cosas, el panorama en Colombia para las mujeres y los niños, es deplorable: Por un lado, cuando la Policía logra capturar a un criminal de la clase de Javier Velasco Valenzuela, o Jorge Elías Álvarez Yotagri, un juez indolente lo libera, reduce su pena o le concede permisos para ir a su casa a violar y descuartizar a sus hijas. Y cuando se los envía a la cárcel, la ineficiencia del sistema penitenciario facilita que monstruos como Cristofer Chávez Cuéllar, se fuguen de la cárcel.

Bogotá D.C., Marzo 30 de 2015. Sala de Redacción de ACCIÓN 13 Noticias. ACTUALIZACIÓN: En horas de la noche de ayer domingo, pocas horas después de su fuga, fue recapturado en Morelia, Caquetá, el peligroso delincuente Cristofer Chávez Cuéllar, alias “El Desalmado”, gracias a información de la ciudadanía y a un arduo trabajo de inteligencia aguardándose a hoy lunes para determinar a qué nuevo centro carcelario será enviado mientras INPEC, reconoció que se presentó corrupción. La noticia de la fuga de Cristofer Chávez Cuéllar, alias “El Desalmado”, el hombre acusado de matar a sangre fría a cuatro niños campesinos en Caquetá, sumado a que Jorge Elías Álvarez Yotagri, quien mató y descuartizó a su hija y a la abuela de esta, purgaba una condena por el homicidio de otra mujer, pero gozaba de permisos para salir de la cárcel, aumenta la indignación en Colombia, por la impunidad histórica que rodea a feminicidios y homicidio de niños. Mientras la Policía Nacional, ofreció una recompensa de 50 millones de pesos, se cree que la fuga del brutal asesino se debe a la corrupción que anida en el INPEC, el instituto colombiano encargado de la vigilancia de las cárceles en el país.

Cristofer-Chávez-Cuéllar,-alias-El-Desalmado

Cristofer Chávez Cuéllar, alias “El Desalmado”, foto Cuenta oficial en Twitter de la Policía Nacional de Colombia @PoliciaColombia.

Son muchas las incógnitas que rodean la fuga de Cristofer Chávez Cuellar, alias El Desalmado, de la cárcel Las Heliconias, ubicada en la ciudad de Florencia, en el Km. 1.5 de La Variante San Martin, Hacienda San Isidro Vía Morelia, en Caquetá, el mismo departamento donde el pasado miércoles 04 de febrero de 2015, habría matado a los niños Samuel Vanegas Grimaldo, de 17 años, Juliana, de 14 años, Laura, de 10 años, y Déiner, de 4 años, en un hecho atroz que conmovió a la comunidad de ese departamento colombiano.

Según las informaciones disponibles hasta el momento, Cristofer Chávez Cuellar, se fugó de la cárcel Las Heliconias, por los muros del penal, utilizando para ello un cortafrío, para cortar los cables y alambres, entre la media noche y las cuatro de la mañana del domingo 29 de marzo de 2015, hora en que se hace el conteo y se descubre que el tenebroso criminal no se encontraba.

Mientras un equipo de fiscales y del Cuerpo Técnico de Investigación (CTI), era designado para investigar las circunstancias en que se produjo la fuga del peligroso asesino, y el director de la Policía Nacional, general Rodolfo Palomino López, señaló que la fuga de alias El Desalmado, “debe constituirse e interpretarse como un cuadro de corrupción, por parte de alguno o algunos miembros de la guardia penitenciaria del establecimiento Las Heliconias que permitieron la fuga de este delincuente”, resulta incomprensible que un delincuente de la peligrosidad de Cristofer Chávez Cuellar, quien aceptó su responsabilidad en un crimen tan atroz como el de los niños de la familia de Jairo Vanegas, un humilde campesino de la región rural de la ciudad de Florencia, hubiese estado recluido en un penal de “mediana” seguridad y en la misma región donde cometía sus crímenes.

La cárcel Las Heliconias, es dirigida por el Mayor en retiro Miguel Alfonso Ovalle Peña, y es un penal de mediana seguridad, que adolecía de graves fallas de seguridad reportadas a la dirección del penal, desde enero de este año. Las fallas incluían el hallazgo de un hueco de 50 centímetros de alto por un metro de ancho ubicado a 10 metros de la garita número seis, en la malla externa del penal, debajo de la base de cemento que sostenía la malla, cortes frecuentes en el suministro eléctrico, y la falta de protección en el desagüe que inicia en la zona administrativa y lleva al parqueadero.

El documento con las graves denuncias fue presentado hace más de dos meses por los guardias del penal al director del establecimiento carcelario, el Mayor Ovalle Peña, quien se encontraba de permiso durante el fin de semana, momentos en que Cristofer Chávez Cuellar, alias El Desalmado, se fugó, y al parecer no se le dio la trascendencia que debía habérsele dado.

Todo esto hace que Óscar Robayo, de la Junta Unión Nacional de Trabajadores Penitenciarios sostenga que “En ese establecimiento no tienen un sistema cerrado de televisión, las cámaras no sirven, la estructura no tiene un muro perimetral que debería tener, presenta alambres y obviamente son de fácil acceso”, además señaló que no estaban los cuatro guardianes que por protocolo debían cuidar el patio de seguridad. Sumados todos estos factores se obtendría un patético resultado: La fuga de Cristofer Chávez Cuellar, alias El Desalmado, era una crónica de una fuga anunciada.

Por su parte el director encargado del INPEC, el coronel Carlos Julio Pineda, señaló que Cristofer Chávez Cuellar, “se encontraba en el sitio más seguro del penal, con medidas especial, precisamente por el perfil y la sensibilidad del caso”, agregando que “El interno se encontraba solo en el lugar en una celda aislada de los otros reclusos. Y de encontrar que tuvo complicidad para escaparse tomaremos las medidas disciplinarias pertinentes”, mientras que el general Rodolfo Palomino López, se mostró confiado no solo en lograr la recaptura de El Desalmado, sino en identificar y detener a sus posibles cómplices en la fuga.

Posteriormente, a través de un comunicado, el Sindicato del INPEC, rechazó los señalamientos de corrupción hechos por el comandante de la Policía Nacional, y dijeron que “Rechazamos la postura del general Rodolfo Palomino quien apresuradamente culpa a nuestros trabajadores cuando por todos es sabido que la falta de personal del Inpec asciende a 10.000 unidades de custodia y vigilancia y 6.000 empleados administrativos”, y enfatizó que fugas como la de alias El Desalmado, pueden ocurrir también en otros 137 establecimientos carcelarios, que fueron construidos entre 2004 y 2010, con deficiencias en iluminación, estructurales y sin equipos de seguridad como sensores y cámaras.

El sindicato de los guardianes carcelarios colombianos, explicó también que no son culpables sino víctimas del “abandono estatal en que estamos sumergidos y que hemos denunciado a través de paros, plan reglamento y jornadas de dignificación”, que según ellos, sólo le importa al ejecutivo cuando se presentan hechos como este, [la fuga de Chávez Cuellar].

Cristofer Chávez Cuellar, había sido capturado el pasado 14 de febrero en Florencia, Caquetá, enviado a prisión el 16 de febrero de 2015, y estaba acusado de homicidio agravado, tentativa de homicidio, hurto calificado y porte ilegal de armas, delitos que le podrían dar una pena de 40 años de cárcel. Su fuga se produjo tan solo un mes y trece días después.



Luz Mila Artunduaga, en el momento de ser capturada por efectivos del Cuerpo Técnico de Investigaciones de la Fiscalía de Colombia, acusada de haber pagado $500 mil pesos, (U$ 195,29), para que Cristopher Chávez Cuéllar, alias “El Desalmado”, y sus cómplices, entre ellos Génderson Carrillo Ordóñez, alias ‘Chencho’, mataran a los niños de 17, 14, 10 y cuatro años, para amedrentar y desplazar a sus padres y quedarse con el predio que se disputaban. (Fotos Policía Nacional de Colombia e INPEC)

El crimen de los cuatro niños Vanegas Grimaldo, constituye, per se, el símbolo de la desprotección, indefensión y abandono estatal que viven millones de colombianos, especialmente aquellos de bajos recursos económicos, víctimas de una cultura feudal y patriarcal donde el dinero o la posición social se imponen sobre la justicia aplastando los derechos de los más débiles ante los más poderosos.

En este caso, se puede aventurar que los instigadores intelectuales y los autores materiales del atroz crimen, son fruto de esa cultura desalmada que permitió que poderosos ganaderos y empresarios, se asociaran con militares y con políticos de ultraderecha, para crear grupos paramilitares que sembraron el terror en los campos colombianos, asesinando, descuartizando, desapareciendo o desplazando a miles de humildes labriegos, para apropiarse de sus tierras. Todo bajo la excusa de estar luchando contra los “terroristas” y “criminales” de la guerrilla izquierdista.

Ese es el contexto innegable y aterrador que tiene el crimen de estos niños en Caquetá, un departamento colombiano ubicado en el suroriente del país, un vasto territorio de 88.965 km², (Más grande que Austria o Suiza), salpicado aquí y acullá por unas pocas poblaciones situadas en las bases de la cordillera, y unos pocos caseríos indígenas en las márgenes de los grandes ríos, donde el resto del territorio se encuentra prácticamente deshabitado y cubierto de espesa selva tropical húmeda, con una temperatura de entre 27º y 29º.

Caquetá ha sido históricamente escenario de violentas disputas entre grupos guerrilleros de izquierda, los grupos criminales de ultraderecha, y el ejército convencional colombiano, mientras que su población ha quedado atrapada en medio de la pobreza y el fuego cruzado de los bandos en contienda. A este panorama desalentador se suma el narcotráfico y ahora los grupos derivados tanto de paramilitares desmovilizados como de desertores de la guerrilla que se conocen como BACRIM.

Todo eso hay que tenerlo en cuenta si se desea entender, si esto es posible, el atroz crimen que ocurrió ese 04 de febrero de 2015 en la vereda El Cóndor, ubicada 45 minutos de Florencia, la ciudad capital de Caquetá, como también hay que tener en cuenta que las cuatro víctimas fueron parte de un grupo de 13 desplazados que allí vivían. En efecto, el padre de tres de los menores asesinados y abuelo del otro, Jairo Vanegas Lozada, está registrado como víctima del desplazamiento desde el 1 de agosto de 2013.

Los Vanegas Grimaldo, como miles de desplazados por la violencia en Colombia, atraviesan una precaria situación económica pese a la paupérrima ayuda que reciben del Estado. Su única posesión es un lote de más de 2.000 hectáreas en la vía Florencia-Suaza, el cual habría sido la causa de la masacre de los niños.

Los Vanegas Grimaldo, ya habían acudido ante la Fiscalía, para denunciar las amenazas y agresiones que venían recibiendo desde tiempo atrás, pero como también es costumbre en Colombia, nadie escuchó sus denuncias.

Finalmente, según confesión hecha por Cristofer Chávez Cuéllar, alias “El Desalmado”, ante las autoridades, la mujer que pretendía quedarse con el lote de los Vanegas Grimaldo, y que fue identificada como Luz Mila Artunduaga, contactó a un hombre llamado Edison Vega García, con la finalidad de que este contratará a delincuentes que amedrantaran y desplazaran de la región a los Vanegas Grimaldo. La mujer ofreció por ese “trabajito”, la suma de 500 mil pesos colombianos, unos U$ 195,29, algo más que lo que cuesta alquilar un coche durante 7 días en Miami.

Edison Vega García, contrató para la siniestra tarea a Cristofer Chávez, alias ‘El Desalmado’, y a Génderson Carrillo Ordóñez, alias “Chencho”, quienes sin aspavientos se trasladaron a la humilde vivienda de los Vanegas, con las dos armas que otro hombre aún prófugo, Jainer Antonio Urueña, les entregó. Cuando llegaron al sitio a bordo de una motocicleta a las 7:30 P.M., del 04 de febrero, los adultos Vanegas Grimaldo, se habían marchado a Florencia a buscar un cupo en el colegio a sus hijos y nieto.

En la casa, una paupérrima construcción de tejas de zinc, solo se encontraban los niños, Samuel Vanegas Grimaldo, de 17 años, Juliana, de 14 años, Laura, de 10 años, Déiner, de 4 años, y Pablo, de 13 años. Samuel les explicó a los dos criminales que sus padres no se encontraban, fue entonces cuando decidieron matar a los niños.

Alias “El Desalmado” describiría lo ocurrido después así: "Con Chencho trajimos a la niña de 14 años, ella intentó desnudarse y me dijo que hiciera con ella lo que quisiera, pero que no la matara. Finalmente se acostó encima de los otros niños y al hacerlo le movió la capucha de la chaqueta al más chiquito y le tapó la cara. Chencho me dijo ‘mátala’, mientras empacaba el computador que tenían. Luego de hacerlo vi que el niño de 17 años estaba todavía respirando y ahí le pegué otro tiro y salí de la casa. Chencho salió con el bolso terciado en la espalda y adentro llevaba el computador. Cogió un tizón y escribió en el suelo la palabra FAC. Yo creo que quiso escribir FARC pero como casi no tiene estudio, no sabe escribir bien. Luego envolvimos los revólveres en unas medias, los guardamos en el baúl y nos fuimos a toda velocidad".

Solo Pablo, logró sobrevivir, el niño intentó correr cuando los asesinos les pidieron a todos que se recostaran en el piso, razón por la cual le dispararon dos veces. Tras hacerse el muerto y luego de que los sicarios se fueran para la sala de la vivienda, el menor (quien se encontraba herido en el cuello) escapó hacía la casa de su prima Ana Milena Grimaldo, quien buscó ayuda en la base militar de La Fortaleza.

El crimen desencadenó marchas y protestas en Florencia, y un amplio despliegue en los medios comerciales, todo esto atrajo la atención del Presidente de Colombia, Juan Manuel Santos Calderón, quien impartió órdenes precisas para que se capturará a los responsables, lo cual finalmente ocurrió.

A “El Desalmado” lo capturaron en Florencia, confesó el crimen, pero luego no aceptó los cargos al judicializarlo, a Édison Vega García, lo capturaron luego, era empleado de un parqueadero de propiedad de Luz Mila Artunduaga, esposa de Silvio Martínez, con quienes tenían la disputa por el lote los Vanegas Grimaldo. Luego se entregó Énderson Carrillo Ordóñez, alias ‘Chencho’, quien cuenta con antecedentes por hurto calificado y agravado, y que tiene un tatuaje en uno de sus brazos en el que figura la ‘oración del sicario’, a la que apelaba cada vez que cometía un homicidio, por lo que las autoridades creen que este hombre temible y desalmado habría participado en otros crímenes.

La siniestra oración usada por los sicarios colombianos dice “En el nombre del todo poderoso y de la Santísima Trinidad conjuro que conjure + N.N. con el nombre quien seas. Si es tigre, león, brujo, hechicero manso ha de venir a mis plantas como vino Nuestro Señor al pie de la Cruz. Te pido conjuro que me conjures a N.N. como conjugo Nuestro Señor a la hostia del Altar Son las del Padre + del Hijo + y del Espíritu Santo. Amén”.

La otra persona capturada fue Luz Mila Artunduaga, quien ha sido señalada de pagar por la muerte de los niños Vanegas Grimaldo. Todos están esperando la sentencia que determinará su grado de responsabilidad en el crimen. En total hay ocho implicados en el crimen.

Tras la fuga de Cristofer Chávez Cuellar, la familia Vanegas Grimaldo, ha denunciado que se siente atemorizada y que teme por su vida pidiendo protección a las autoridades, mismas que ojala sean un poco más eficientes en protegerlos ahora que cuando pidieron su intervención la primera vez.

Diversas-reacciones-de-indignación-se-vieron-en-Twitter,-ayer-domingo,-al-conocerse-de-la-fuga-de-alias-El-Desalmado

Diversas reacciones de indignación se vieron en Twitter, ayer domingo, al conocerse de la fuga de alias El Desalmado. (Foto captura de Internet).

En lo que ya se está convirtiendo en costumbre en Colombia, es de señalar que Cristofer Chávez Cuéllar había salido de prisión en 2014, tras cumplir poco menos de 10 años de prisión por la violación, asesinato y desaparición de una mujer en Ibagué en 2004, por lo que había sido condenado a 38 años de cárcel, y luego, el 04 de febrero de 2015, asesinó atrozmente a los niños Vanegas Grimaldo.

Algo similar ocurrió con Jorge Elías Álvarez Yotagri, un militar retirado que desde 2006 se encontraba purgando una condena de 28 años de prisión por el crimen de su novia, a quien asesinó a puñaladas en un hotel de Santa Marta, por lo que estaba recluido en el Centro Penitenciario La Paz, una cárcel de máxima seguridad de la ciudad de Itagüí, Antioquia.

En forma insólita, Álvarez Yotagri, gozaba de permisos para salir de la cárcel, los cuales aprovechaba para ir hasta Caldas, Antioquia, donde vivía su hija Paula Natalia Álvarez Cuervo, de 17 años, a quien abusaba sexualmente. En una de esas ocasiones, la mañana del 18 de marzo de 2015, el abominable hombre fue sorprendido mientras abusaba de su hija, por la abuela de la adolescente, Rosa María Pavas de Cuervo, de 67 años.

Jorge Elías Álvarez Yotagri, mató a las dos mujeres. A Rosa María Pavas de Cuervo, la ahorcó y colgó para aparentar un suicidio mientras que a su hija, Paula Natalia Álvarez Cuervo, la descuartizó y empacó sus partes en bolsas de plástico que repartió en los alrededores del municipio colombiano. Jorge Elías Álvarez Yotagri, se entregó recientemente a las autoridades y aceptó los cargos.

A mediados de 2012, Javier Velasco Valenzuela, fue capturado por haber empalado analmente con ramas de un árbol a una humilde mujer, Rosa Elvira Cely, en un solitario paraje del Parque Nacional, en Bogotá, la capital de Colombia. La infortunada mujer murió posteriormente a causa de los destrozos internos que sufrió y por la septicemia generalizada.

Luego de la captura de Javier Velasco Valenzuela, se conocería que había sido denunciado con anterioridad por el abuso sexual de sus dos hijastras ocurrido el 2 de noviembre de 2007, y la violación de otra mujer, el 3 de agosto de 2008, pero pese a estos graves hechos, permaneció en libertad el tiempo suficiente para haber empalado salvajemente a Rosa Elvira Cely.

Los crímenes cometidos por Cristofer Chávez Cuéllar, Jorge Elías Álvarez Yotagri y Javier Velasco Valenzuela, se hubiesen evitado si en Colombia existiera el feminicidio como delito autónomo y penalizado con cadena perpetua, sin rebaja de penas y no excarcelable, pero un proyecto de ley llamado “Rosa Elvira Cely”, que busca aumentar las penas, está empantanado en el Congreso.

Así las cosas, el panorama en Colombia para las mujeres y los niños, es deplorable: Por un lado, cuando la Policía logra capturar a un criminal de la clase de Javier Velasco Valenzuela, o Jorge Elías Álvarez Yotagri, un juez indolente lo libera, reduce su pena o le concede permisos para ir a su casa a violar y descuartizar a sus hijas. Y cuando se los envía a la cárcel, la ineficiencia del sistema penitenciario facilita que monstruos como Cristofer Chávez Cuéllar, se fuguen de la cárcel. Un tema para reflexionar e indignarse.

Con información de: https://twitter.com/PoliciaColombia, http://es.wikipedia.org/, http://www.elespectador.com/, http://www.noticiasdiaadia.com/, http://www.elcolombiano.com/, http://www.eltiempo.com/, http://www.eltiempo.com/, http://www.inpec.gov.co/, http://www.noticiasrcn.com/,

Enlaces relacionados:

Buscan al padre de Paula Natalia Álvarez Cuervo como autor del atroz feminicidio.

Arg|Prom|Libros|1|300x300 Co|Hogar|General|1|300x300
*Publicidad valida solo en la República Argentina.



Si desea consultar algún artículo o tema publicado con anterioridad en ACCIÓN 13 Noticias puede buscarlo directamente con la tecnología de Google:

Loading






Si usted encuentra un error en este artículo o cualquier otro contenido publicado, por favor háganoslo saber al correo accion13ong@gmail.com, igualmente, si usted vive en una ciudad donde se está desarrollando la noticia, por favor envíenos sus comentarios al respecto. Usted también es un reportero y puede escribir la historia.



Licencia Creative Commons
Esta obra de ACCIÓN 13 Noticias está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.
Basada en una obra de ACCIÓN 13 Noticias.
Permisos que vayan más allá de lo cubierto por esta licencia pueden encontrarse haciendo click en este link.


Aviso Legal: Todas las fotos contenidas en este sitio pertenecen a sus autores, excepto cuando se indique lo contrario. Se utilizan con el único propósito de ser una ayuda visual para transmitir o reforzar el contenido de la nota al lector y con fines informativos o culturales. Ninguna de las imágenes están destinadas a fines comerciales o de lucro, y las que resultaren propiedad de ACCIÓN 13 Noticias, se publican bajo la figura de Creative Commons, pudiendo ser distribuidas en forma totalmente gratuita y libre pero indicando su fuente. Si tiene alguna objeción o reclamo por la publicación de una imagen, por favor avísenos a accion13ong@gmail.com y esta será eliminada. Los editoriales y blogs publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores y no reflejan necesariamente la forma de pensar de ACCIÓN 13 Noticias o de la Fundación ACCIÓN 13. La publicidad contenida en este sitio sirve para financiar la misma página por cuanto ACCIÓN 13 Noticias, es propiedad de la Fundación para el Desarrollo Comunitario ACCIÓN 13, una entidad Sin Ánimo de Lucro, y en cumplimiento de la Constitución y las leyes de Colombia, así como de sus propios estatutos, no puede repartir “ganancias” o “excedentes” si los hubiere dado que estos deben ser reinvertidos en la propia Institución. Pagamos impuestos en la República de Colombia, lo cual incluye IVA, Impuesto de industria y comercio ICA, y Retención en la Fuente.


Palabras clave: новости, News, Noticias











Para regresar haga click en este link:


FUNDACIÓN PARA EL DESARROLLO COMUNITARIO
ACCIÓN 13


NIT.830.048.747-1, Registro Cámara de Comercio de Bogotá S0008542. Dirección: Carrera 27 A # 53 - 06 Oficina 403, Edificio Orbicentro No. 1, barrio Galerías, Localidad 13 de Teusaquillo. Teléfonos: 57 + 1+ 7495316 – 57+ 1 + 5405643, Código Postal: 111311 - Bogotá D.C., Colombia, Sur América.
E-Mail. accion13ong@gmail.com


ThanksToon ACCIÓN 13