Tamaño original Tamaño original Co|Prom|Paga al recibir|1|728x90
*Publicidad valida únicamente para Colombia.



ACCIÓN 13 Noticias al Minuto...

Servicio Independiente de Noticias para Colombia y el mundo
Desde 1996, Defendiendo la libertad de expresión




Resumen de Noticias

El hacker Hannes Sjoblad lo está promoviendo
Implantes de Chips: Un polémico salto al futuro
Pero algunos los han llamado “La marca de la bestia”

Bogotá D.C., Diciembre 27 de 2014. Sala de Redacción. Hannes Sjoblad, un sueco experto en tecnología, ha logrado que 50 personas se implanten un microchip bajo la piel, y busca que otras 100 lo hagan durante los próximos meses, con el fin de interconectar a los seres humanos con el “internet de las cosas”, lo que sería el primer paso para lograr que nos movamos en una “sexta dimensión”: La del universo tecnológico. La implantación subcutánea de chips basados en la tecnología RFID o identificación por radiofrecuencia, genera, sin embargo, una controversia que gira desde los teóricos de las conspiraciones que hablan de reptilianos y del 666 o marca de la bestia bíblica, hasta cuestiones médicas y éticas, pero los adelantos de esta segunda década del siglo XXI, parecen abrir el camino a un mundo de infinitas posibilidades en forma innegable y como nunca antes habíamos visto.

La-Ciencia-Ficción-siempre-ha-dotado-a-los-alienígenas-de-cualidades-que-hoy-tenemos-los-seres-humanos-en-una-gran-parte

Saucer Country : comic de DC Vertigo

En medio de una noche cualquiera de 1955, en el desierto de Mojave, al sur de California, Perry Wilson, observa una gran luz que flota sobre su camioneta Ford F-100 Boss.

Como hipnotizado, Perry, se queda mirando la extraña aparición, cuando observa cuatro luces más pequeñas que se desprenden de la más grande y vuelan en diversas direcciones alejándose. Entonces una de esas pequeñas luces se para exactamente sobre su camioneta y un haz de luz lo recorre de atrás hacia adelante. El motor se detiene y las luces del auto se apagan.

Lo siguiente que recuerda Perry, en forma muy nítida, es que se encuentra en un salón elíptico de paredes metálicas en presencia de dos seres de piel grisácea y ojos saltones, como de insecto.

Los seres se comunican entre ellos por telepatía, sin necesidad de hablar, de por sí que su boca es inexistente. Uno de ellos sostiene un rectángulo plateado en el que brilla una especie de pantalla luminosa en la que se dibujan letras en un idioma incomprensible e imágenes.

Perry, se daría luego cuenta que se encontraba a bordo de una nave espacial que los humanoides de piel gris controlarían con su mente haciendo que los diversos aparatos a su alrededor se enciendan o se muevan con solo un movimiento de sus manos. Otra cosa que le llamaría la atención, es que los seres introducían pequeños objetos, muy delgados, en pequeñas ranuras en aparatos traslucidos y, a partir de esto, en pantallas muy delgadas, comenzaban a parecer imágenes y letras en su idioma incomprensible.

Este no es un relato real, sino que podría ser el fragmento de la trama de cualquier relato de ciencia ficción de la década de los años cincuenta, reproducida en comics, libros, radionovelas, films y series de televisión desde esa época, casi sin variaciones.

Pero, si nos detenemos un instante y analizamos este relato estandarizado, con nuestros ojos de 2014 – 2015, encontraremos muchos detalles que nos resultan más que familiares:

La luz brillante y grande que vio nuestro personaje, indudablemente puede ser una nave, (espacial o no), y las pequeñas luces que se desprenden de allí, no son otra cosa que drones, naves no tripuladas controladas a control remoto y que hoy son capaces desde adelantar labores de espionaje hasta bombardeos selectivos en campo enemigo o de repartir pizzas.

El haz de luz que recorrió la camioneta no es otra cosa que la luz de un escáner transmitiendo información a la “nave madre”, y el colapso del sistema eléctrico de la Ford, no es más que un pulso electromagnético o PEM que genera importantes cantidades de energía electromagnética ambiental que destruye total o parcialmente el equipamiento eléctrico y electrónico dentro de su radio de acción, deteniendo el vehículo.

Ahora bien, la piel grisácea de nuestros alienígenas, puede ser una especie de traje térmico inteligente que autorregula la temperatura mientras envía datos médicos de su portador e incluso su ubicación, a un computador, los ojos de insectos, son gafas probablemente conectadas a Internet, como las Google Glass, y dotadas de visión infrarroja, misma que haría posible la comunicación silenciosa entre sus dos portadores. Aunque la “telepatía” que usan, también puede ser una forma perfeccionada de transmitir el pensamiento por Internet, lo cual se ha probado recientemente con éxito usando Internet vinculado a un electroencefalograma (EEG) y a tecnologías de estimulación magnética transcraneal asistida por un robot. La prueba fue hecha por un equipo internacional de neurocientíficos y robótica del Centro Berenson-Allen para la estimulación cerebral no invasiva en el Beth Israel Deaconess Medical Center (BIDMC).

En cuanto al objeto descrito como “un rectángulo plateado en el que brilla una especie de pantalla luminosa”, es tan solo una Tablet de aspecto estilizado y ultracompacta. Los “pequeños objetos, muy delgados”, introducidos “en pequeñas ranuras en aparatos traslucidos”, no son más que Memorias SD Cards o Memorias Flash, como las que usan las Tablet o los celulares, y que pronto podrían llegar a la tera de almacenamiento. Lo demás seria computadores táctiles usando pantallas Led.

Ahora bien, el que los “seres” pudieran interactuar con aparatos con solo mover su mano, seria logrado con chips implantados en sus manos que interactuarían con los artilugios.

En palabras más sencillas: En este 2014 – 2015, nuestra civilización tecnológica logró no solo alcanzar a la Ciencia Ficción si no sobrepasarla, convirtiéndonos a nosotros mismos en los “alienígenas” si se nos observa con los ojos de hace cincuenta años.

La sexta dimensión: La tecnología

Cada día nuestro mundo se inunda de tecnología, el Internet se está abriendo paso para convertirse en el Internet de las Cosas, donde objetos de la vida cotidiana tienen incorporadas etiquetas de radio, con las que pueden ser identificados y gestionados por otros equipos, de la misma manera que si lo fuesen por seres humanos. No hay que ir muy lejos: Los supermercados ya manejan etiquetas inteligentes con las cuales mantener registrados en sus inventarios los productos, detectar los precios, fechas de vencimiento o si alguien trata de robarlos.

A medida que nuestro mundo se va convirtiendo en un mundo tecnológico, podemos decir que se está creando una nueva dimensión, la tecnológica, donde las cosas se interconectan entre sí, se comunican sin intervención humana: Su modem Wi Fi, lo está haciendo en este momento con una luz parpadeante, enviando miles de bytes de información a todas partes del mundo.

Pero nosotros aun requerimos de aparatos externos para poder unirnos a ese nuevo mundo cibernético: Las Gafas de Google, una Tablet, un celular inteligente de gama alta, etc.

¿Pero qué pasaría si nosotros tuviéramos implantados en nuestros cuerpos los aparatos que permitieran conectarnos entre nosotros y con los objetos que nos rodean?

Estaríamos entrando a una nueva dimensión, formaríamos parte del Internet de las Cosas, nos moveríamos en ese nuevo mundo tecnológico.

Y eso es lo que busca Hannes Sjoblad, un sueco que se describe a sí mismo en su cuenta de Twitter, (@hsjob), como “Embajador en Suecia de Singularity University / Presidente del Manniska + / Tech & Biohacking activista & vocero".

La Singularity University, está ubicada en Suecia y tiene como misión “reunir, educar e inspirar a los líderes que se esfuerzan por comprender y facilitar el desarrollo de tecnologías para hacer frente a los grandes desafíos de la humanidad de manera exponencial continuo progreso”

Sjoblad, citó a fines de noviembre, por Redes Sociales, a quienes estuvieran interesados en el tema, para encontrarse en Bondegatan 16, 116 33, en una tienda de tatuajes llamada Swahili Bobs, en una isla de Estocolmo llamada Södermalm, que forma la parte sur del centro de la capital sueca, donde se llevaría a cabo una "fiesta de implantes".

Los que respondieron al llamado de Sjoblad, fueron emprendedores tecnológicos, estudiantes, diseñadores de sitios web y consultores de informática, que deseaban entrar en la sexta dimensión. Ocho de estos voluntarios accedieron a ponerse bajo la piel de la mano un implante con un pequeño chip RFID (identificación por radiofrecuencia, en sus siglas en inglés), lo que en la práctica logra transmitir la identidad de un objeto (similar a un número de serie único) mediante ondas de radio. Estos chips contienen antenas para permitirles recibir y responder a peticiones por radiofrecuencia desde un emisor-receptor RFID.

Los implantes RFID, de los que fueron provistos los voluntarios suecos, son por ahora muy básicos y funcionan como un simple programa de seguridad, que les permite a los usuarios abrir la puerta de su casa sin llave, aunque para ello tengan que cambiar el mecanismo de cierre. También pueden desbloquear fácilmente un teléfono Android, pero todos confían en que con el paso del tiempo las aplicaciones se vayan ampliando.

Sjoblad, explicó que "Creo que acabamos de empezar a descubrir las cosas que podemos hacer con esto", y agregó que "Hay mucho potencial para registrar la vida diaria. Con la tecnología deportiva para vestir que tenemos ahora tienes que escribir lo que comes o a dónde vas", pronto "En lugar de introducir datos en el celular, cuando lo pose y lo toque con mi implante sabrá que me voy a la cama", describe.

El entusiasta de la tecnología indica también que "Imagínate que haya sensores alrededor en un gimnasio que reconozca, por ejemplo, quién está usando las pesas, a través del chip de la mano".

Y puntualiza: "Hay una explosión continua con la internet de las cosas -los sensores van a estar a nuestro alrededor y yo puedo registrar con ellos mi actividad".

Pero Sjoblad, no es realmente el pionero en implantar Chips RFID subcutáneos, esta tecnología viene siendo usada en forma limitada desde tiempo atrás. VeriChip fue el primer implante a humanos aprobado por la Food & Drug Administration de los Estados Unidos, en 2004 y es usado para almacenar información sobre su portador en forma pasiva para luego ser leída por un sistema de identificación por radiofrecuencia (RFID).

En países con una alta tasa de secuestros como México o Colombia, los nanochips VeriChip, son usados para geolocalizar a sus portadores. Compañías de seguridad suelen inyectar con una jeringa un chip del tamaño de un grano de arroz y que está dentro de una cápsula de vidrio, a sus clientes, personas que pueden ser blancos de secuestros.

Sin embargo esta tecnología es aún muy primitiva y no ha sido totalmente perfeccionada como para superar barreras como la distancia, paredes, metales, agua, etc., por ello, pese a sus elevados precios aún no puede considerarse totalmente fiables para localizar a una persona.

A partir de allí, sin embargo, las aplicaciones se abren en un abanico de posibilidades, entre ellas las médicas, dado que los chips pueden ser cargados con la información del paciente, alergias, problemas de coagulación, etc., para ser leídas por el equipo médico en caso, por ejemplo, de un accidente.

También existe el BioStamp, un tatuaje digital desarrollado por la firma estadounidense MC10, que puede sellarse directamente sobre el cuerpo y recolecta información sobre la temperatura corporal, los niveles de hidratación y la exposición a rayos ultravioleta, entre otras cosas.

Otra aplicación muy común, son los chips implantados en animales, lo cual lleva dos décadas usándose para estudiar la vida salvaje sin alterar el ecosistema.

En el futuro nanochips implantados subcutáneamente podrían permitir encender autos sin llaves, abrir puertas de acceso restringido, sustituir las claves de los cajeros automáticos, etc.

Los defensores de los nanochips implantados subcutáneamente, indican que esto será pronto una realidad tan cotidiana como las vacunas.

La controversia

A parte de los místicos delirantes que creen ver en los Chips implantados bajo la piel, el famoso 666, o “marca de la bestia” que anuncia el fin del mundo, (otra vez), los riesgos son más reales y prácticos.

En el aspecto ético constituiría un ataque más a la privacidad de las personas permitiendo que sean monitoreados y que se puedan conocer aspectos privados, en el aspecto político veríamos como los gobiernos y sus fuerzas de seguridad espíen y sigan a sus ciudadanos con el fin de detener a sus posibles contradictores, y en el aspecto tecnológico, los nanochips podrían ser hackeados para infectar con virus de computador vulnerando los sistemas de seguridad. Otro aspecto para analizar es si existen riesgos para la salud o no… Un tema para reflexionar.

Con información de: http://es.wikipedia.org/, http://www.20minutos.es/, http://intergalacticrobot.blogspot.com/, http://www.swahilibobs.com/, http://www.lanacion.com.ar/, https://twitter.com/hsjob, http://gic.singularityu.org/sweden, http://www.bbc.co.uk/.

Ar|Dep|Dep general |1|300x300 ar|g|libros envio gratis|1|300x300|p|cy
*Publicidad valida únicamente para la República Argentina.



Si usted encuentra un error en este artículo o cualquier otro contenido publicado, por favor háganoslo saber al correo accion13ong@gmail.com, igualmente, si usted vive en una ciudad donde se está desarrollando la noticia, por favor envíenos sus comentarios al respecto. Usted también es un reportero y puede escribir la historia.



Licencia Creative Commons
Esta obra de ACCIÓN 13 Noticias está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.
Basada en una obra de ACCIÓN 13 Noticias.
Permisos que vayan más allá de lo cubierto por esta licencia pueden encontrarse haciendo click en este link.


Aviso Legal: Todas las fotos contenidas en este sitio pertenecen a sus autores, excepto cuando se indique lo contrario. Se utilizan con el único propósito de ser una ayuda visual para transmitir o reforzar el contenido de la nota al lector y con fines informativos o culturales. Ninguna de las imágenes están destinadas a fines comerciales o de lucro, y las que resultaren propiedad de ACCIÓN 13 Noticias, se publican bajo la figura de Creative Commons, pudiendo ser distribuidas en forma totalmente gratuita y libre pero indicando su fuente. Si tiene alguna objeción o reclamo por la publicación de una imagen, por favor avísenos a accion13ong@gmail.com y esta será eliminada. Los editoriales y blogs publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores y no reflejan necesariamente la forma de pensar de ACCIÓN 13 Noticias o de la Fundación ACCIÓN 13. La publicidad contenida en este sitio sirve para financiar la misma página por cuanto ACCIÓN 13 Noticias, es propiedad de la Fundación para el Desarrollo Comunitario ACCIÓN 13, una entidad Sin Ánimo de Lucro, y en cumplimiento de la Constitución y las leyes de Colombia, así como de sus propios estatutos, no puede repartir “ganancias” o “excedentes” si los hubiere dado que estos deben ser reinvertidos en la propia Institución. Pagamos impuestos en la República de Colombia, lo cual incluye IVA, Impuesto de industria y comercio ICA, y Retención en la Fuente.


Palabras clave: новости, News, Noticias








Si desea consultar algún artículo o tema publicado con anterioridad en ACCIÓN 13 Noticias puede buscarlo directamente con la tecnología de Google

Loading




Para regresar haga click en este link:


FUNDACIÓN PARA EL DESARROLLO COMUNITARIO
ACCIÓN 13


NIT.830.048.747-1, Registro Cámara de Comercio de Bogotá S0008542. Dirección: Carrera 27 A # 53 - 06 Oficina 403, Edificio Orbicentro No. 1, barrio Galerías, Localidad 13 de Teusaquillo. Teléfonos: 57 + 1+ 7495316 – 57+ 1 + 5405643, Código Postal: 111311 - Bogotá D.C., Colombia, Sur América.
E-Mail. accion13ong@gmail.com