Tamaño original Tamaño original
*Publicidad valida solo para Colombia

ACCIÓN 13 Noticias al Minuto...

Tu privacidad es importante para nosotros y por eso hemos tomado medidas para evitar que sea comprometida y solo usamos Cookies de empresas partner que ofrecen garantías y son seguras. Si continuas navegando por este sitio estarás aceptándolo así y nosotros nos comprometemos a no usar absolutamente ningún código o proceso que pueda afectar esa confianza depositada en nosotros Leer más

Servicio Independiente de Noticias para Colombia y el mundo
Desde 1996, Defendiendo la libertad de expresión



Resumen de Noticias

Crónicas de ACCIÓN 13, los protagonistas y sus hechos:
La Paz en Colombia atrapada entre pulso Derecha – Izquierda (Primera parte)
¿Por qué la paz levanta tanta polémica?

Bogotá D.C., Agosto 29 de 2012. Sala de Redacción. Alonso de Ojeda, hidalgo español, quien fue compañero de Cristóbal Colon en su segundo viaje, y posteriormente se distanció del explorador italiano y se embarcó en una expedición con destino a las nuevas tierras, fue el primer conquistador en tocar costas colombianas en la Guajira, en el año de 1499. Empezaba así una historia de violencia y muerte en este país con 46’581.823 habitantes y una extensión de 1’141.748 km², la única nación suramericana con costas en el océano Pacífico y en el Mar Caribe. Ahora, 513 años después la idea de lograr la paz genera esperanza en algunos y despierta profundos odios en otros.



Cuando el ex Presidente y líder ultra derechista Álvaro Uribe Vélez, en una de sus acostumbradas andanadas verbales acusó al Presidente colombiano Juan Manuel Santos Calderón, de estar deteriorando la seguridad nacional al decir "Incomprensible esto: deterioro de la seguridad y el Gobierno negociando con el grupo terrorista de las FARC en Cuba. Y (el presidente venezolano, Hugo) Chávez protegiendo a las FARC", muchos pensaron que se trataba tan solo de otra rabieta del ex presidente, mientras que otros, muchos más desearon que fuera cierto y que las FARC actuaran esta vez con más lealtad en la búsqueda de la paz.

Tras varias “maniobras evasivas”, el gobierno colombiano debió reconocer lo que había detrás de los dardos envenenados de Uribe Vélez. El propio Presidente Juan Manuel Santos Calderón, anunciaría a sus compatriotas que su gobierno se encontraba adelantando "conversaciones exploratorias" con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia – FARC, cuyos avances serian informados en próximos días. El mandatario de los colombianos señaló que "cualquier proceso debe llevar al fin del conflicto, no a su prolongación" y puntualizó que los acercamientos con el grupo guerrillero están basados en "Aprender de los errores del pasado para no repetirlos y mantener operaciones y presencia militar sobre cada centímetro del territorio nacional", haciendo referencia al frustrado proceso de paz que desarrolló con las FARC, el ex Presidente conservador Andrés Pastrana, a fines del siglo pasado.

El comandante del ELN, Nicolás Rodríguez Bautista, alias ‘Gabino’, manifestó, por su parte, la intención de ese grupo rebelde de participar en las conversaciones de paz con el gobierno de Santos Calderón.

"Nuestra comandancia ha expresado con claridad que el ELN está dispuesto a abrir el diálogo con el actual gobierno, en un proceso serio, responsable, respetuoso, sin trampas y sin hostilidad, que facilite el restablecimiento de la confianza y genere un ambiente favorable para abordar las causas del conflicto armado y social, donde se apunte a levantar las bases sobre los cuales construir la paz real, estable y duradera", expresó alias ‘Gabino’, en un comunicado.

Pero aunque una gran mayoría de los colombianos se sienten esperanzados en que la Guerra en Colombia llegue algún día a su fin, otro grupo considera un eventual proceso de paz con la guerrilla, un exabrupto, algo impensable y definitivamente imperdonable.

El máximo exponente del radicalismo de derecha, el polémico ex Presidente Uribe Vélez, grafica esa “indignación” de la extrema, ante los diálogos con la guerrilla, diciendo "¿Cómo va a explicar este Gobierno una negociación con unos terroristas que han asesinado a los colombianos, cómo va a negociar la paz con los más grandes violadores de los derechos humanos de los colombianos, cómo va a negociar la paz con unos narcotraficantes?”.

Contexto: Colombia 513 años de guerra

¿Colombia realmente ha tenido 513 años de guerra?, es la triste conclusión a la que se llega si se observa cómo, tras la llegada de los conquistadores españoles a lo que luego sería la República de Colombia, se desató una feroz campaña de exterminio contra los pobladores originarios, donde etnias enteras fueron objeto de persecución, muerte y sometimiento. Pueblos amerindios como los arawak, caribes y chibchas, estos últimos con dos grupos (los taironas y los muiscas), fueron aplastados por la “civilización superior” europea, donde el idioma castellano, la religión católica, apostólica y romana, las costumbres españolas y el dominio de los reyes católicos, (Fernando II de Aragón e Isabel I de Castilla), fue impuesto a sangre y fuego, tratando de borrar cualquier huella de la cultura y las tradiciones ancestrales de los pueblos nativos.

La época colonial estuvo marcada por ese desprecio a los pueblos originarios y a los esclavos africanos que fueron traídos para servir a los amos españoles.

Esta situación creó un curioso efecto de “vergüenza” entre los criollos, es decir, aquellos hijos de españoles nacidos en suelo americano, quienes eran vistos en menos por los españoles legítimos y que empezaron a repudiar el mestizaje. Palabras como “indio” se convirtieron en sinónimo de ofensa, y era la forma despectiva como hasta fines del siglo XX se solía llamar a los integrantes de las clases sociales menos favorecidas o a quienes se consideraba de “sangre impura”.

Fue justamente la época colonial, el caldo de cultivo de las futuras injusticias sociales, marcadas por la ostentación y abuso de los ricos y poderosos y la humillación de los menos favorecidos, y signada por el racismo, la intolerancia y la exclusión.

La época colonial también tuvo sus guerras traídas de Europa a la América sometida, como el conflicto entre la corona española y la británica que trajo a las costas el asedio de piratas, y luego cuando España entró en guerra con Napoleón Bonaparte.

Una España en guerra o simplemente una España ambiciosa, generó fuertes cargas impositivas a los criollos, quienes se sintieron tratados en forma inequitativa por Madrid de la cual reclamaron por un trato económico, político y social más justo por parte de la metrópoli.



José Antonio Galán, (http://colgalanbarranca.blogspot.com.co/)

La insurrección de los comuneros, en 1781, primera consecuencia de ese anhelo de justicia de los criollos granadinos derivó en una masacre por parte de los españoles, donde los principales cabecillas de la revuelta fueron encarcelados y luego ejecutados. José Antonio Galán, uno de los más importantes líderes de la revuelta, fue fusilado, su cadáver fue luego ahorcado y después su cuerpo desmembrado. ¿Y aun nos preguntamos porque somos tan violentos?

En 1808 Napoleón invadió España, lo que trajo para el Virreinato de la Nueva Granada, del cual formaba parte la futura Colombia, la oportunidad de independizarse.

La Guerra de Independencia, fue eso: Una guerra, y como tal, con muertos y profundas huellas de dolor y rencor en ambos bandos. Se inició con la independencia de Cartagena en noviembre de 1811, y culminó en 1823 con la expulsión de las tropas españolas de la Nueva Granada y el triunfo patriota.

Si nos detenemos aquí y miramos hacia atrás, veremos que en 1499 se inició la conquista, luego las guerras Europeas, después la independencia: Es decir 324 años de violencia.

Con la Independencia, se podría pensar que el territorio colombiano conocería la paz, pero esto no fue cierto.

Una nueva época de violencia se desataría, esta vez entre los caudillos que lograron la libertad: Figuras como Simón Bolívar y Francisco de Paula Santander, quedarían envueltos en peleas intestinas, las precursoras de los odios partidistas.



Simón Bolívar, (Foto captura)

Bolívar, era partidario de un sistema político Centralista, a semejanza del francés, dotado de una Presidencia fuerte, mientras que Santander proponía un sistema Federalista, al estilo de Estados Unidos.

En una remembranza con la antigua Roma, los Federalistas veían en Bolívar un dictador en ciernes que podría convertirse en un Emperador, al igual que ocurrió en México, donde Don Agustín de Iturbide, uno de los forjadores de la independencia azteca, se hizo proclamar Emperador como Agustín I, en 1823, por lo que el 25 de septiembre de 1828, un grupo de conjurados entre quienes se encontraban ilustres ciudadanos como el poeta Luis Vargas Tejada, y el economista, político, periodista y catedrático Florentino González, decidieron matar al Libertador Simón Bolívar, en lo que se llamaría “La Noche Septembrina”.

Habiendo escapado ileso, Bolívar y sus partidarios desencadenarían una purga política, en la que no solo fueron encarcelados los responsables del atentado, sino el propio general Francisco de Paula Santander.

En medio de la inestabilidad política, la denominada Gran Colombia, se desintegraría dando lugar a cinco naciones independientes: Colombia, Ecuador, Venezuela, Perú y Bolivia.

Las diferencias entre Centralistas y Federalistas sumirían a Colombia en una serie de sangrientas guerras civiles entre 1839 hasta 1884, donde las persecuciones y crímenes por razones políticas fueron el pan diario.

Contemos otra vez: La guerra y la violencia empezaron en 1499, y “terminaron”, aparentemente en 1884, eso nos da un total de 385 años de guerra casi ininterrumpida.

El Presidente Rafael Núñez, traería a Colombia la paz, imponiendo una Constitución, la de 1886, de connotaciones patriarcales, centralista, presidencialista, confesionalista Católica, Apostólica y Romana, basada en la igualdad entre pares, excluyente e intolerante.



Tropas del gobierno durante la Guerra de los Mil Días, (Año 1900)

Pero esa “pseudo paz”, se quebraría el 17 de octubre de 1899 cuando estallaría la mayor Guerra Civil en Colombia y que duraría hasta el 21 de noviembre de 1902, en total 1130 días de terror, y fue el primer enfrentamiento armado entre el partido Conservador, en el poder, y el Liberal, en la oposición, nuevo disfraz para los vetustos Federalistas y Centralistas del Siglo XIX.

En un hecho no muy publicitado, la Guerra Civil colombiana incluyó una invasión de los conservadores colombianos a territorio venezolano, para combatir a los liberales tanto colombianos como venezolanos. La aventura militar culminó con una estrepitosa derrota conservadora en la batalla de San Cristóbal, que tuvo un gran costo en vidas humanas.

La invasión se originó en el apoyo que los conservadores colombianos dieron a sus co - partidarios venezolanos para derrocar el gobierno del Presidente Liberal José Cipriano Castro Ruiz.

Posteriormente, en Agosto unos doscientos soldados venezolanos cruzaron la frontera con Colombia hacia La Guajira uniéndoseles las tropas liberales colombianas y atacando a las conservadoras, también con un gran número de pérdidas humanas.

Así pues, Colombia inauguró el Siglo XX con una guerra (La llamada Guerra de los Mil Días), que trajo más pobreza, tristeza y dolor para un país que terminó desmembrándose al perder a Panamá en 1903.

Finalizada la Guerra de los Mil Días, con unas heridas no muy bien cicatrizadas tras los atropellos y crueldad que se vivieron durante el conflicto, Colombia entró a un periodo de paz relativa pero sin justicia social.

El clima vivido en Colombia durante esa época, se ejemplifica con la llamada “Masacre de las Bananeras”, donde las tropas del Presidente conservador Miguel Abadía Méndez, dispararon contra un número indeterminado de trabajadores en huelga en el municipio colombiano de Ciénaga el 6 de diciembre de 1928.

Unos 25 mil huelguistas protestaban contra la explotación laboral que vivían por parte de una firma norteamericana trasnacional, la United Fruit Company (UFC), de propiedad de los magnates Minor Keith y Andrew W. Preston. El creciente apoyo popular que las protestas pacificas habían logrado, derivo en la orden impartida a sus tropas por el Comandante General Carlos Cortes Vargas, del ejército colombiano de ametrallar a unos cinco mil trabajadores desarmados reunidos en la plaza de Ciénaga.

Unos 300 militares que rodeaban a los trabajadores, dispararon contra ellos matando un número nunca aclarado, que sería de entre 800 a 3000, cuyos cuerpos fueron luego arrojados al mar. Los hechos de Ciénaga, fueron encubiertos por el gobierno de Bogotá.



Tropas colombianas durante la Guerra con el Perú.

Esa “paz” vivida en Colombia, tras el fin de la Guerra de los Mil Días, se rompería otra vez con la Guerra entre Colombia y Perú entre 1932 y 1933, un polémico y cuestionado conflicto bélico que enfrentó a los dos países vecinos en la región de la cuenca del Río Putumayo, y la Ciudad de Leticia, ubicada en la entonces denominada Comisaría colombiana del Amazonas.

Lograda la paz exterior, Colombia entró a un nuevo periodo de “paz”, marcado con las constantes pugnas entre los conservadores en el poder y los liberales en la oposición, que se selló con el homicidio, nunca esclarecido, del caudillo liberal Jorge Eliécer Gaitán, el 09 de Abril de 1948, que ocasionaría uno de los derramamientos de sangre más cruentos en el país, que se prolongó hasta la década de los años 60 en varias regiones del país.

Ese 09 de Abril de 1948, es recordado como el “Bogotazo”, en el que la ciudad capital sufrió múltiples incendios y saqueos y donde los liberales y conservadores se enfrentaron en las calles. Ese día, por una única vez durante el siglo XX, el Batallón Guardia Presidencial debió disparar contra la multitud enardecida que pretendía llegar al Palacio de Gobierno y derrocar al Presidente conservador Mariano Ospina Pérez.

El saldo de la revuelta popular en Bogotá nunca quedará claro, algunas fuentes hablaron de 500 muertos reportados por un cable de la Embajada Alemana hasta más de 3.000. “Los daños materiales correspondieron al incendio y posterior derrumbe de 142 construcciones incluyendo casas particulares, hoteles e iglesias del centro de la ciudad”, señala Wikipedia.

La violencia iniciada en Bogotá, se extendería luego a todo el país y seria una verdadera orgia de sangre y odio.

Jamás se aclaró, fuera de toda duda quien mató a Gaitán, originando la violencia política. Aunque su supuesto homicida, Juan Roa Sierra, un presunto desequilibrado mental, fue identificado por varios testigos, su muerte por linchamiento a manos de la turba enfurecida, sello para siempre sus labios en torno al magnicidio, sembrando la duda sobre los verdaderos instigadores del crimen y los motivos ocultos tras Roa Sierra. Se ha especulado desde una autoría conservadora, hasta otra liberal, por cuanto Gaitán era un disidente del “oficialismo” liberal y sus líderes tradicionales, incluso algunos han hablado de la participación de los servicios secretos de Estados Unidos, pero todas esas hipótesis han quedado relegadas a “leyendas urbanas”, sin comprobación histórica.

“La Violencia”, desbordó todos los límites conocidos de crueldad y sevicia entre los contendores, torturas, violaciones y salvajes masacres, se hicieron muy populares. Todo tipo de degollinas escalofriantes tuvieron lugar entre liberales y conservadores.

Esa época siniestra que enlutó el país, y que arrojó un saldo nunca debidamente estimado de entre 200.000 y 300.000 personas muertas, 600.000 y 800.000 heridos, y casi un millón de desplazados, “terminó”, con el golpe de Estado del General Gustavo Rojas Pinilla, el 13 de junio de 1953 que pacificó Colombia con su dictadura que se prolongó hasta el 10 de mayo de 1957.

Contemos otra vez: Cuatrocientos cincuenta y cuatro años de violencia.

Liberales y Conservadores se unieron contra el gobierno militar, y contribuyeron a su derrocamiento tras varios episodios que fueron catalogados como de abuso de poder de Rojas Pinilla y que derivaron en un alzamiento popular pacifico en el que los estudiantes tuvieron un importante papel protagónico.

El fin del gobierno de Rojas Pinilla, marcó el inicio de una coalición entre liberales y conservadores, que se repartirían el poder entre 1958 y 1974 en lo que se denominó como El Frente Nacional.

El Frente Nacional, aunque buscaría generar con la alianza, la paz entre los dos partidos predominantes en Colombia, tampoco lo logró por cuanto algunas “guerrillas liberales” creadas durante la época de la violencia y que operaban principalmente en los Llanos Orientales, se negaron a desmovilizarse durante la amnistía de Rojas Pinilla y pasaron a convertirse en “Bandoleros”, como Efraín González Téllez, un conservador que mataba liberales, o Jacinto Cruz Usma, “Sangrenegra”, movidos por la sed de venganza por familiares muertos durante “La Violencia”, que con un gran derroche de barbarie se dedicaron a perseguir a los otrora victimarios. A esos dos nombres se suman otros como los de “Alma Negra”, “Desquite”, “Tarzán” y “Pedrobrincos”.

Los “Bandoleros”, lograron ejercer un sangriento control sobre algunas porciones del territorio colombiano a donde no llegaban las fuerzas militares del gobierno. Fue el Presidente Conservador Guillermo León Valencia, quien impartiría órdenes al ejército para recuperar el territorio y exterminar a las bandas de Bandoleros. Suya seria la iniciativa de bombardear la llamada República de Marquetalia, en el Tolima, cuna de las FARC.

Pero esos grupos desordenados, antiguos liberales insurrectos, tendrían una evolución en los grupos guerrilleros como las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia – FARC o el Ejercito de Liberación Nacional - ELN, bajo la influencia leninista, marxista o maoísta, en boga en América Latina tras la Revolución cubana de Fidel Castro y las aventuras revolucionarias del Che Guevara en Suramérica.

Era la Guerra Fría y Estados Unidos apoyaría con dinero y armas a los gobiernos derechistas latinoamericanos, mientras la Unión Soviética haría lo propio con los grupos guerrilleros.

A estas alturas del relato estamos en 1966, es decir: 467 años de Guerra en Colombia.

Próxima entrega: La Paz en Colombia atrapada entre pulso Derecha – Izquierda. El origen de las guerrillas.

Con información de: Wikipedia, eltiempo.com, semana.com, analitica.com, elmundo.es, .radiosantafe.com, colombia.com, elespectador.com.


*Publicidad valida solo en la República Argentina.

Si desea consultar algún artículo o tema publicado con anterioridad en ACCIÓN 13 Noticias puede buscarlo directamente con la tecnología de Google:



Si usted encuentra un error en este artículo o cualquier otro contenido publicado, por favor háganoslo saber al correo accion13ong@gmail.com, igualmente, si usted vive en una ciudad donde se está desarrollando la noticia, por favor envíenos sus comentarios al respecto. Usted también es un reportero y puede escribir la historia.


Licencia Creative Commons
Esta obra de ACCIÓN 13 Noticias está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.
Basada en una obra de ACCIÓN 13 Noticias.
Permisos que vayan más allá de lo cubierto por esta licencia pueden encontrarse haciendo click en este link.

Aviso Legal: Todas las fotos contenidas en este sitio pertenecen a sus autores, excepto cuando se indique lo contrario. Se utilizan con el único propósito de ser una ayuda visual para transmitir o reforzar el contenido de la nota al lector y con fines informativos o culturales. Ninguna de las imágenes están destinadas a fines comerciales o de lucro, y las que resultaren propiedad de ACCIÓN 13 Noticias, se publican bajo la figura de Creative Commons, pudiendo ser distribuidas en forma totalmente gratuita y libre pero indicando su fuente. Si tiene alguna objeción o reclamo por la publicación de una imagen, por favor avísenos a accion13ong@gmail.com y esta será eliminada. Los editoriales y blogs publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores y no reflejan necesariamente la forma de pensar de ACCIÓN 13 Noticias o de la Fundación ACCIÓN 13. La publicidad contenida en este sitio sirve para financiar la misma página por cuanto ACCIÓN 13 Noticias, es propiedad de la Fundación para el Desarrollo Comunitario ACCIÓN 13, una entidad Sin Ánimo de Lucro, y en cumplimiento de la Constitución y las leyes de Colombia, así como de sus propios estatutos, no puede repartir “ganancias” o “excedentes” si los hubiere dado que estos deben ser reinvertidos en la propia Institución. Pagamos impuestos en la República de Colombia, lo cual incluye IVA, Impuesto de industria y comercio ICA, y Retención en la Fuente.

Palabras clave: новости, News, Noticias




Para regresar haga click en este link:


FUNDACIÓN PARA EL DESARROLLO COMUNITARIO
ACCIÓN 13


NIT.830.048.747-1, Registro Cámara de Comercio de Bogotá S0008542. Dirección: Carrera 27 A # 53 - 06 Oficina 403, Edificio Orbicentro No. 1, barrio Galerías, Localidad 13 de Teusaquillo. Teléfonos: 57 + 1+ 7495316 – 57+ 1 + 5405643, Código Postal: 111311 - Bogotá D.C., Colombia, Sur América.
E-Mail. accion13ong@gmail.com

Nos sorprendemos contigo, Nos alegramos contigo, Nos preocupamos contigo, Nos entristecemos contigo, Nos enojamos por las mismas cosas que tú, Protestamos, denunciamos, cantamos, reímos o somos curiosos igual que tú, ACCIÓN 13 Noticias…estamos ahí contigo Las noticias contadas desde otro punto de vista