Tamaño original Tamaño original Co|Prom|Temporada Escolar |1|728x90
*Publicidad valida solo para Colombia



ACCIÓN 13 Noticias al Minuto...

Servicio Independiente de Noticias para Colombia y el mundo
Desde 1996, Defendiendo la libertad de expresión




Resumen de Noticias

Las Guerras del Siglo XXI: Las Guerras Inconclusas
Las Torres Gemelas diez años de muerte y destrucción
Se habría sembrando las semillas de odios futuros

Bogotá D.C., Septiembre 12 de 2011. Sala de Redacción. El 11 de Septiembre de 2001, acaba de ser recordado por el mundo como un símbolo de las atrocidades que el ser humano puede cometer contra sí mismo, sin embargo constituye un eslabón más en una larga cadena de agresiones y odios de las cuales vemos aun sus repercusiones y las próximas décadas serán testigos de nuevas manifestaciones. ¿Por qué y cuáles serán las ramificaciones futuras?



Ataque a las Torres Gemelas en New York (Fotos Captura de Internet)

Los años 1095 y 1291, fueron escenario del enfrentamiento sangriento entre dos religiones, dos culturas y dos mundos.

Si bien las guerras “santas” fueron conducidas principalmente contra los musulmanes, el fervor religioso cristiano fue aprovechado por el Sacro Imperio Romano Germánico, los Papas y los Francos, para saldar viejas cuentas y reclamaciones territoriales contra los eslavos paganos, judíos, los cristianos ortodoxos griegos y rusos, los mongoles, los cátaros, husitas, valdenses, prusianos, y principalmente a los enemigos políticos de los Papas.



El asedio de Antioquía, de una miniatura medieval, durante la primera cruzada. (Imagen de Wikipedia)

Las heridas abiertas en Europa y el medio oriente en esos siglos salvajes de la historia humana donde la religión se impuso sobre la razón en beneficio de la codicia de los gobernantes de la época, sembró las semillas de nuevas guerras.

Entre 1815 y 1914, el Imperio Británico expandió sus fronteras con base en pretensiones comerciales que terminaron en campañas de colonización en Medio Oriente, África y Asia. La dominación británica sobre los pueblos musulmanes y budistas se caracterizó por el desprecio absoluto de los ingleses hacia la religión, la cultura y las etnias sojuzgadas.

Con la idea de que solo lo británico era civilizado, que el único idioma “noble” era el inglés, que la única religión verdadera era la cristiana protestante anglicana, y que la única verdadera cultura era la inglesa, los colonizadores impusieron un dominio brutal y sangriento sobre culturas milenarias como la india y la china, y avasallando el sudeste asiático, el medio oriente y África.

Inglaterra fue el primer Estado Narcotraficante de la historia cuando libró dos guerras contra China, (Entre 1839 a 1842 y de 1856 a 1860), para obtener el control del opio,(鸦片战争), y su comercialización en Asia y Europa, ante la prohibición del Emperador de China que declaró ilegal el cultivo y tráfico de esa droga de la que se obtuvieron luego subproductos como la morfina, primera droga refinada consumida por los adictos en Europa.



Retrato de Sherlock Holmes por Sidney Paget. (Imagen de Wikipedia)

Lo popular que llegó a ser el opio entre la clase dirigente inglesa gracias a sus victorias militares sobre China, se ejemplifica en la novela del Siglo XIX “Sherlock Holmes” de Sir Arthur Conan Doyle, cuyo protagonista era morfinómano.

En el Siglo XX, Hitler y Mussolini apelaron a asuntos inconclusos derivados de la Edad Media y las Cruzadas, para justificar sus agresiones contra Polonia, Albania, los pueblos eslavos, gitanos y judíos. El exterminio étnico dirigido contra esos pueblos ha sido uno de los episodios más vergonzosos de la historia del Siglo XX.



Los Gukhas de Nepal han combatido las guerras inglesas desde el siglo XIX, incluso participaron en la Guerra de las Malvinas y, actualmente en Afganistán e Irak y aun así tienen problemas para obtener el derecho a la ciudadanía inglesa y radicarse en territorio ingles. (Foto Wikipedia)

Durante la Primera y Segunda Guerra Mundiales, las potencias aliadas apelaron a sus pueblos colonizados para engrosar sus filas contra las fuerzas combinadas enemigas, lo que significó que en África, y el Pacifico, se derramara sangre musulmana, india y africana.

Después de la II Guerra Mundial, Inglaterra otorgó la independencia a sus antiguas colonias, entonces empezó otro drama: El de los nacionalismos islámico y sionista. En efecto, con la creación del Estado de Israel, (1947), surge el conflicto con el pueblo palestino y nace el odio Árabe – Israelí, que ha desangrado la región desde entonces.

Para los israelíes la creación de su Estado es una reivindicación histórica y un acto de justicia ante las múltiples persecuciones de que han sido víctimas desde hace más de dos mil años, para los pueblos árabes es una invasión y significa la opresión del pueblo palestino.

El trágico enfrentamiento quedó atrapado también por la Guerra Fría sostenida entre Estados Unidos y sus países aliados y la Unión Soviética y su bloque de Estados la cual se desarrolló entre 1945 y 1989.

El choque entre Comunismo y Capitalismo dividió el mundo y lo llevó al borde de una Guerra Nuclear, también propicio que ambas superpotencias usaran a los pueblos del tercer mundo para sus fines.

Mientras en Cuba se instalaban los misiles que casi provocan la III Guerra Mundial, en Chile, la dictadura sanguinaria de Augusto Pinochet era apoyada por Estados Unidos, mientras en Rumania la dictadura de Nicolae Ceauşescu, era apoyada por la Unión Soviética, en Guatemala la dictadura del Coronel Carlos Castillo Armas, recibía el respaldo de Washington, y así, sucesivamente, alrededor del mundo.

Mientras Estados Unidos ganaba la Guerra de Corea, tras la que se encontraba la China comunista, en Viet – Nam, el Napalm y las atrocidades del ejército norteamericano no pudieron evitar que el comunismo triunfara, significando la primera gran derrota de la potencia occidental.

Y en el mundo árabe, algo similar ocurría, en Libia, Moammar Gaddafi, derrocó a un pro norteamericano Rey Idris y buscó el apoyo de la Unión Soviética y de los demás países árabes, mostrándose partidario de la causa palestina y enemigo de Israel, principal aliado de Estados Unidos en la región.

Ese apoyo de Estados Unidos a Israel, selló la unión de ambas imágenes en el inconsciente colectivo árabe como enemigos del pueblo árabe y de la religiosidad islámica, por eso el Ayatola Ruhollah Jomeini, llamó “El Gran Satán” a Estados Unidos al advenimiento de la primera República Islámica fundamentalista en Irán.

La Unión Soviética, preocupada por el “contagio” de la revolución islámica iraní a las Repúblicas musulmanas que mantenía bajo su territorio y, principalmente a Chechenia, (Нохчийчоь), Asia Central y la República de Azerbaiyán viendo que en general, la antigua Unión Soviética contaba con una población entre 45 y 50 millones de personas que se identificaron como musulmanes, y tras la caída del gobierno pro soviético de Afganistán, decidió invadir el país para restablecer un gobierno comunista que sirviera de “dique” a la oleada verde islámica que se extendía desde Teherán.

Estados Unidos, vio la oportunidad de golpear en sus fronteras a su enemigo comunista y decidió, con entusiasmo, brindar todo su apoyo a los rebeldes talibanes que luchaban contra la invasión soviética.




Osama Bin Laden (Foto Wikipedia)

Esta “jugada” norteamericana que convertiría a Afganistán en el Viet – Nam, soviético, muestra cómo, para las potencias occidentales, las reivindicaciones de los demás pueblos son usadas como “peones” en el tinglado de la geopolítica, y, finalmente, llevó a que un magnate saudí, Osama Bin Laden, profundamente religioso y místico, llegará a formar militarmente a un ejército de fanáticos extremistas, que, tras la caída del gobierno comunista en Kabul y la retirada de las fuerzas de ocupación soviéticas, contó con un país propio y un gobierno propicio a sus fines: Cobrarle a los Estados Unidos deudas históricas.

Estados Unidos, gracias al importante papel que ha tomado desde el Siglo XX, como potencia mundial de Occidente, reúne, para muchos árabes extremistas, en uno solo, el odiado Imperio Británico y el horror de las Cruzadas, sumado a un odiado Israel, o en palabras de Jomeini: “El Gran Satán”.

Las Torres Gemelas y las Guerras Inconclusas del Siglo XXI.

Es ese el gran contexto histórico, a veces olvidado, muchas veces omitido, que antecede lo ocurrido en Nueva York el 11 de Septiembre de 2001, el peor atentado contra objetivos civiles en tiempo de paz y el golpe más demoledor sufrido por Estados Unidos en su propio territorio en toda su historia como nación.



Según la BBC, 250.000 personas muertas en la última década, como consecuencia directa o indirecta de los atentados a las Torres Gemelas. (Foto Captura de Internet)

Aunque mentes suspicaces todavía señalan que fue el propio gobierno norteamericano el que orquestó los atentados del 11 de Septiembre para justificar sus invasiones a Afganistán e Irak y aumentar su influencia en la región y, de paso, beneficiar a una serie de contratistas norteamericanos y británicos con multimillonarios contratos bélicos y posteriormente de reconstrucción, lo cierto es que los atentados de 2001, buscaban alcanzar objetivos simbólicos del poderío norteamericano: Nueva York y las Torres Gemelas, símbolos del orgullo desmedido y el poderío económico de Estados Unidos, el Pentágono, corazón neurálgico del aparato militar norteamericano, representación de la “bota imperialista” en el mundo, y el Capitolio en Washington, corazón político de la nación y todo lo que esto pueda encarnar.

Esa mañana del 11 de Septiembre de 2001, el mundo comenzaría a oír hablar de Osama Bin Laden y de Al Qaeda, mientras lloraba las 3000 personas que perdieron la vida y los 6000 heridos.

Pero también empezaría a oírse hablar de la “Guerra contra el Terrorismo”, nueva versión de la “Guerra contra el Comunismo”, y que, igual que durante la Guerra Fría, causaría divisiones en el mundo no solo entre las naciones sino entre los pueblos y sus gobiernos.

Un ultra derechista presidente George W. Bush, juraría vengar la ofensa al orgullo norteamericano y los miles de muertos y lanzaría una invasión contra Afganistán, señalado como país protector de los terroristas de Al Qaeda y de su principal líder.

La Doctrina Bush sostuvo que no se distinguiría entre organizaciones terroristas y naciones o gobiernos que les dan refugio, y argumento la legítima defensa de una nación como bases para la invasión de Afganistán.




Blindado LAV-25 y helicóptero AH-1 SuperCobra de los Marines estadounidenses en la base de Kandahar, 28 de diciembre de 2001. (Foto Wikipedia)

En 2001, tras un rápido golpe de mano, las tropas norteamericanas apoyadas por sus países aliados, (Inglaterra, Francia y la OTAN), entraron en territorio afgano y derrocaron al gobierno talibán, con lo cual se habría derrotado al terrorismo.

Sin embargo, Osama Bin Laden, nunca fue encontrado en territorio afgano, y, hoy, tras casi diez años de finalizada oficialmente la guerra, el Talibán continua presentando una férrea resistencia contra un gobierno muy débil, sostenido aun por Estados Unidos. Afganistán, bajo el control de Estados Unidos, se convirtió en un gran productor y exportador de opio, y en el escenario de operaciones de once grupos rebeldes islámicos considerados por las potencias occidentales como terroristas.

El número de bajas norteamericanas y de sus aliados en Afganistán desde que terminó la guerra, son enormes, nada más en junio de 2010, se registraron 102 militares de la OTAN muertos, para Septiembre de 2011 se contabilizó un total de 2.701 soldados de la coalición internacional muertos, de los cuales 1.756, corresponden a norteamericanos. Ni hablar del número de heridos.

En cuanto a Afganistán, el número de muertos civiles no es fácilmente calculable dado que, como información “políticamente incorrecta”, no es divulgada fácilmente por los medios de comunicación o por los gobiernos, sin embargo, se puede hablar de 1.400 civiles durante los seis primeros meses de 2011, o el 15% más que durante el primer semestre de 2010, según anunció la Misión de la ONU en Afganistán (UNAMA), si esa cifra es cierta, ¿Cuántos civiles han muerto en Afganistán desde Octubre de 2001?, indudablemente muchos más que los civiles muertos en las Torres Gemelas.



Sadam Hussein y George W. Bush (Fotos Wikipedia)

Al poco tiempo de producida la invasión a Afganistán, y sin haber logrado derrotar a los talibanes, entre el 20 de marzo y el 1 de mayo de 2003, el Presidente George W. Bush, lanzó una invasión a Irak, país gobernado por Sadam Hussein desde 1979, y que representaba un gobierno revolucionario socialista de carácter laico aunque de origen Sunita, (Musulmán moderado).

Curiosamente Hussein, sobreviviente de la época de la Guerra Fría, apoyado en su momento por la Unión Soviética, dirigió una sangrienta guerra contra Irán, cuyo Ayatola Jomeini, inspirador de la revolución islámica, había llamado a Estados Unidos “El Gran Satán”, su fallida invasión a Kuwait en 1990, le granjeó la enemistad jurada de Estados Unidos y de George Bush (padre), quien tuvo que abandonar la Casa Blanca sin poder derrocar a su adversario en la Guerra del Golfo.

George W. Bush, vio la oportunidad de culminar la tarea inconclusa de su padre y, con el pretexto de evitar que Irak desarrollara armas químicas, lanzó una invasión al país.

Las razones de Bush para invadir Irak, fueron bastante cuestionables, dado que jamás se encontraron las armas químicas que supuestamente desarrollaba el gobierno de Hussein, sin embargo Bush sostuvo que, además, se trataba de liberar al pueblo iraquí y “poner fin al apoyo brindado por Hussein al terrorismo”, representado por Al Qaeda, algo que tampoco se demostró.

La pobreza de las razones argüidas por Estados Unidos para invadir Irak, generaron un amplio rechazo de la comunidad internacional e incluso, uno de sus tradicionales aliados, Francia, manifestó sus reservas al respecto.

Incluso, las Naciones Unidas no apoyaron la invasión, por lo que esta podría ser considerada ilegal, y como si fuera poco, los pueblos de Estados Unidos y de los demás Estados integrantes de la Coalición, se manifestaron masivamente en rechazo a la invasión. En Estados Unidos figuras públicas como el actor Jean Claude Van Dam, o la cantante juvenil Avril Lavigne, (Canadiense), se pronunciaron ante la opinión pública condenando la guerra.

Con todo, Hussein fue derrocado y posteriormente ahorcado en 2006, acusado de “crímenes contra la humanidad”, al adelantar una campaña de exterminio contra la población chiita del país. Paradójicamente, los chiitas que “defendió” Estados Unidos y puso en el gobierno, son la fe musulmana a la que pertenece el gobierno fundamentalista de Irán, Al Qaeda y el Talibán afgano.



Mosaico de imágenes de la Guerra de Irak (Fotos Wikipedia)

La coalición internacional liderada por Estados Unidos, y compuesta por el Reino Unido, España, Portugal, Italia, Polonia, Dinamarca, Australia y Hungría, dominó el territorio iraquí y declaró oficialmente terminada la guerra el 1 de Mayo de 2003, pero en la vida real esto no es totalmente cierto por cuanto, si bien Hussein murió, Irak continua presentando un clima de inestabilidad social, política y económica, y 73.000 soldados estadounidenses perdieron la vida en el conflicto.

Algunas fuentes como, http://iraqsolidaridad.wordpress.com, sostienen que en la Guerra de Irak han muerto más soldados norteamericanos que en la Guerra de Vietnam, además, se han presentado 1.620.906, solicitudes de discapacidad.

Esto sin contar el gran número de desperdicios radiactivos, (Negados oficialmente), que han sido arrojados en suelo iraquí, como residuos del armamento empleado. (Más de 1.820 toneladas de basura nuclear, por ejemplo, uranio empobrecido).

Sobre víctimas civiles iraquíes tampoco se tiene información confiable debido también a ser “políticamente incorrecta”, pero, nada más en Mayo de 2011, tres explosiones en el norte del país, en la ciudad de Kirkuk, a 240 kilómetros de Bagdad, dejaron 18 muertos y además 84 heridos, entre la policía reorganizada por las fuerzas de ocupación norteamericanas. Recientemente la prensa internacional registraba que más de 65 personas han muerto en una cadena de atentados que asoló una decena de ciudades por todo el país. Coches bomba, ataques suicidas, tiroteos y emboscadas dejaron además más de doscientas personas heridas. El número de civiles muertos en Iraq totalizó 136 personas en marzo de 2011 frente a 119 víctimas mortales registradas en febrero, anunciaron los ministerios de Sanidad, del Interior y de Defensa iraquíes.

En conclusión, tampoco en Irak ha terminado realmente la guerra, y el número de muertes entre iraquíes e invasores, sobrepasa con creces el número de víctimas de las Torres Gemelas.



Y dentro de ese marco trágico, otro frente está adquiriendo la misma configuración: Libia.

En Libia, la guerra civil en la que se involucró Estados Unidos y la OTAN, ha provocado un número incalculable hasta ahora de victimas libias, tanto entre las tropas pro Gaddafi, como entre los rebeldes y en la población civil.

Gaddafi, presenta varias similitudes con Hussein, ambos son socialistas, sobrevivientes de la Guerra Fría, recibieron en su momento el apoyo de la Unión Soviética y se caracterizaron por confrontar a Estados Unidos. Ambos son suníes, ambos se enfrentaron a oposiciones chiíes, ambos gobernaban estados laicos y ambos afrontaron una intervención armada de Estados unidos y su Coalición. La diferencia pareciera radicar en que la invasión de Irak fue ilegal y la intervención militar sobre Libia fue autorizada por la ONU.

Con todo, la intervención de Estados Unidos y sus aliados no será muy bien vista por los ojos árabes tarde o temprano y Gaddafi aún no ha sido derrotado, y aunque lo sea, eso no significa, necesariamente que termine el conflicto.

Conclusiones

Entre las Torres Gemelas, las invasiones a Afganistán e Irak y la intervención de Estados Unidos y la OTAN, en Libia, se estarían gestando las guerras que viviremos en las próximas décadas. Heridas abiertas, (Nunca bien cerradas), viejos y nuevos rencores, odios ancestrales nunca aplacados y siempre revividos, ambiciones insatisfechas, ansias de dominación o simples intereses económicos que han provocado ya, no miles, sino millones de muertes sumando todos los escenarios de conflicto a lo largo de quinientos años, amenazan con germinar bajo la forma de nuevas guerras en este siglo XXI, que tampoco parece ofrecer paz para la humanidad.

Según la BBC, 250.000 personas muertas en la última década, como consecuencia directa o indirecta de los atentados a las Torres Gemelas es una pálida pero muy diciente cifra.

euronews.net, Wikipedia, http://iraqsolidaridad.wordpress.com, http://sp.rian.ru, http://www.meneame.net, BBC, elpais.com, http://lelikelun.blogspot.com/, Archivo de ACCIÓN 13.

ar|Prom|navidad|1|300x300 ar|f|top-fashion|1|300x300|d|cy
*Publicidad valida solo en la República Argentina.



Si desea consultar algún artículo o tema publicado con anterioridad en ACCIÓN 13 Noticias puede buscarlo directamente con la tecnología de Google:

Loading






Si usted encuentra un error en este artículo o cualquier otro contenido publicado, por favor háganoslo saber al correo accion13ong@gmail.com, igualmente, si usted vive en una ciudad donde se está desarrollando la noticia, por favor envíenos sus comentarios al respecto. Usted también es un reportero y puede escribir la historia.



Licencia Creative Commons
Esta obra de ACCIÓN 13 Noticias está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.
Basada en una obra de ACCIÓN 13 Noticias.
Permisos que vayan más allá de lo cubierto por esta licencia pueden encontrarse haciendo click en este link.


Aviso Legal: Todas las fotos contenidas en este sitio pertenecen a sus autores, excepto cuando se indique lo contrario. Se utilizan con el único propósito de ser una ayuda visual para transmitir o reforzar el contenido de la nota al lector y con fines informativos o culturales. Ninguna de las imágenes están destinadas a fines comerciales o de lucro, y las que resultaren propiedad de ACCIÓN 13 Noticias, se publican bajo la figura de Creative Commons, pudiendo ser distribuidas en forma totalmente gratuita y libre pero indicando su fuente. Si tiene alguna objeción o reclamo por la publicación de una imagen, por favor avísenos a accion13ong@gmail.com y esta será eliminada. Los editoriales y blogs publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores y no reflejan necesariamente la forma de pensar de ACCIÓN 13 Noticias o de la Fundación ACCIÓN 13. La publicidad contenida en este sitio sirve para financiar la misma página por cuanto ACCIÓN 13 Noticias, es propiedad de la Fundación para el Desarrollo Comunitario ACCIÓN 13, una entidad Sin Ánimo de Lucro, y en cumplimiento de la Constitución y las leyes de Colombia, así como de sus propios estatutos, no puede repartir “ganancias” o “excedentes” si los hubiere dado que estos deben ser reinvertidos en la propia Institución. Pagamos impuestos en la República de Colombia, lo cual incluye IVA, Impuesto de industria y comercio ICA, y Retención en la Fuente.


Palabras clave: новости, News, Noticias











Para regresar haga click en este link:


FUNDACIÓN PARA EL DESARROLLO COMUNITARIO
ACCIÓN 13


NIT.830.048.747-1, Registro Cámara de Comercio de Bogotá S0008542. Dirección: Carrera 27 A # 53 - 06 Oficina 403, Edificio Orbicentro No. 1, barrio Galerías, Localidad 13 de Teusaquillo. Teléfonos: 57 + 1+ 7495316 – 57+ 1 + 5405643, Código Postal: 111311 - Bogotá D.C., Colombia, Sur América.
E-Mail. accion13ong@gmail.com


ThanksToon ACCIÓN 13